viernes, 21 de septiembre de 2012

¿LIBRE O ESCLAVO?

La ciudadanía necesita saber las causas de esta situación. Nos va mucho en ello. El presente y el futuro de la mayoría es gris, pera ya son millones que lo tienen muy negro. Ni desde la política oficial, ni desde la ciencia económica, se nos dan razones para la esperanza. Silencio y vaguedades, son sus respuestas que parten de una premisa: el sufrimiento del pueblo debe seguir. Nadie se moja ya en predecir su final, pero todos coinciden en que lo peor aún no ha llegado.

Ante esta situación, que unos llaman crisis y otros llamamos la mayor estafa jamás contada, ¿cuál es la respuesta ciudadana?. En el pasado, unos nos lanzamos a las calles, instalando el debate en las plazas, mientras en las urnas otros cambiaron con su voto al gobierno. Después de 10 meses de gobierno distinto con la misma política obediente a los mercados, muchos, cada vez más ciudadanos, sabemos que sólo una mayoría unida puede parar el mayor de los desastres de las últimas cinco décadas.

Para eso, querido conciudadano, lamento decirte que tienes que responderte a ti mismo una serie de preguntas, las que creas son más pertinentes en tu caso pero yo te propongo algunas para empezar:
¿Por qué, hace unos años, comprar una vivienda, suponía hipotecar el resto de tu vida?.
¿Quién permitió que así fuera?.
¿Quién se enriqueció y qué hizo con ese dinero?.
¿Por qué las mayores empresas del país y los bancos tienen cientos de sociedades domiciliadas en los paraísos fiscales?
¿Por qué se permite que las mayores fortunas de España sólo paguen un 1% de sus beneficios, mientras si trabajas, pagas tú el 20%, o si consumes, el 21% de IVA?.
¿Es igual que paguemos por igual los ciudadanos un 21% más, cuando compramos un producto, o que cada ciudadano pague según su capacidad real?
¿Es igual que el Estado dedique el dinero de todos a tapar los agujeros de la banca, para que a su vez la banca pague a sus acreedores los banqueros alemanes, por un dinero del que no sólo no te beneficiaste, sino que sirvió para especular y encarecer tu vivienda?
¿Puede España seguir vendiendo al 6 o 7%, una deuda pública que los bancos compran con dinero que recibe del Banco Central Europeo al 0,75%?.
Puestos a regalar dinero (esos 100.000 millones que hemos pedido para salvar cajas y bancos, o esos 300.000 millones que pronto pediremos a cambio de un secuestro permanente del país) ¿no sería mejor que ese dinero se inyectara a los ciudadanos para cubrir sus necesidades esenciales, por ejemplo a través de una renta básica, o se que se prestara a los pequeños y medianos empresarios para reactivar la economía? Es decir, si en lugar de a los bancos por arriba se da a los ciudadanos por abajo, ¿no es más rentable socialmente, económicamente y además volvería rápidamente en forma de impuestos por un mayor consumo, una mayor producción y empleo?.

Seguramente que esas preguntas te llevarán a otras, y todas a conocer la realidad. El conocimiento no puede llevarte al miedo, sino a la búsqueda de alternativas con el resto de ciudadanos o con la inmensa mayoría de ellos.
Para entendernos, después de que te respondas, tenemos que hablar de muchas cosas, de cómo vamos a vivir, como van a vivir nuestros hijos y nietos. Por ejemplo, de cómo garantizamos que las casas sirvan para que vivan las familias, de la energía, de salvar nuestros bosques, de los canales de comercialización de los productos básicos, de soberanía alimentaria; por supuesto de educación, de extender el conocimiento a todos y de la investigación, porque esa es la mayor creación de riqueza económica y social. Convendrás que la mayoría necesitamos saber como garantizar el mantenimiento de unos servicios públicos de calidad, empezando por la salud, la asistencia.

Quizá te escudes, para no responder, en lo poco o nada que decidimos los ciudadanos, en el mal funcionamiento de nuestras instituciones, partidos o sindicatos. Dirás que todo es corrupción, que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, pero que no es posible hacer nada, que llegar a esta situación ha sido inevitable.

Yo te respondo leyendo el artículo 1.2 de la Constitución española que dice:
"La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado".
Ya sé que no es ni remotamente verdad, pero debería ser así, no es digno conformarse con menos de que España somos los españoles, los ciudadanos, y por tanto los únicos soberanos para hacer realidad lo que hoy es sólo papel y tinta.

Por eso finalmente te pregunto: ¿Quien decide lo que es posible y lo que es inevitable?. ¿Lo has decidido tú o te lo han decidido?. La misma pregunta hecha con otras palabras sería: ¿eres libre o eres esclavo?.




1 comentario:

Un médico indignado. Antonio Pintor Alvarez dijo...

Interesante artículo. Me ha gustado, estamos en la misma línea. Ojala consigamos que parte de la ciudadanía tome conciencia de su poder y podamos ponernos en marcha para cambiar este estado de cosas. Mis felicitaciones. Un saludo